Señales de que es hora de decir “rompo contigo”

by - octubre 06, 2016




Si en tu relación encuentras al menos tres de estas señales, es hora de decir #RompoContigo.

1. No respeta lo que eres.

Cuando el otro no se cansa de decirte que tienes que cambiar esto y lo otro —por lo regular cuestiones de personalidad o de gustos que no afectan a nadie más que a ti— quizá, más bien, lo tengas que cambiar a él. Nunca dejes que nadie te haga sentir culpable por lo que eres. Detrás de la falta de aceptación, por lo regular se esconden el miedo y la ignorancia a lo desconocido, pero ese no es tu problema. Se requiere de mucho valor, no te lo voy a negar, pero está en ti convertir esas supuestas debilidades en fortalezas. 

2. Antes adorables, hoy odiosos.

Si cuando empezaron a salir te parecía de lo más cute que cantara todo el tiempo, hoy no puedes aguantar esos insoportables alaridos. Lo mismo pasa con la pasta de dientes, ¿de verdad es tan difícil cerrarla? Ash. ¿Por qué, de un tiempo para acá, todo lo que hace te saca de quicio? La respuesta es fácil: debido a que es muy difícil dejar ir una relación a la que les has dedicado tanto tiempo, ganas y emociones, prefieres fijarte en los pequeños detalles que no importan tanto para evitar el problema más grande. Y esto no lo digo yo, sino los expertos. 

3. Saca lo peor de ti.

Incluso hay momentos en lo que ya ni siquiera sabes por qué están discutiendo, pero siguen, siguen y siguen, y no pueden parar. Es perfectamente saludable que las parejas se peleen de vez en cuando, eso es verdad, pero todo depende de cómo lo hagan. Cuando todo gira en torno a quién tiene la razón y quién no en lugar de resolver las cosas desde el fondo: oh, oh, algo no están haciendo bien. Si los momentos malos superan a los buenos, y si ya no hay ningún espacio para la comunicación asertiva, es hora de reconsiderar. 

4. No hay confianza.

Ante cualquier instinto de “ver tantito” su celular, revisar con lupa las fotos de su Facebook (y de cualquiera que haya osado a ponerle un “me gusta”) o contar cada segundo que tarda en contestar un mensaje, ¡frena! La confianza es básica para que una relación funcione y funcione bonito. Según un estudio de la Universidad de Psicología de Italia que leí hace algunos días, si no hay confianza, la relación está destinada a fallar. Es la leche del cereal, la mermelada del pan, la cafeína del café de las siete de la mañana. Y si no está, es mejor no estar. 

5. Dos son multitud.

Si no te hayas cuando estás a solas con tu pareja y prefieres hacer todo un evento para evitarlo… Houston, tenemos un problema. Ejemplo: si en una simple ida al cine prefieres invitar a todo tu árbol genealógico en vez de ir sólo con él, mete freno y recuerda: la última vez que estuvieron sin nadie más, ¿cómo se sintieron? Aunque quizá sea de forma inconsciente, al final ya estás haciendo una elección, y es no pasar tiempo con él. Nada como sentir que el mejor lugar del mundo es juntos, entre las cobijas y con una buena peli. ¿Y quizá hasta una pizza? 

6. Sientes que falta algo.

Adiós a los nervios en la panza, a las ganas de arreglarnos para dejarlo sin palabras y a no sentir que el tiempo que pasamos con él nunca es suficiente. A mí me gusta pensar que, aunque obviamente hay altibajos, la magia nunca desaparece y las mariposas nunca dejan de revolotear. Aquí es simple, cuando estás con el indicado, te sientes completa, llena y plena. Y, si no es así, hay que aprender a dejar ir. La persona que pondrá tu mundo de cabeza podría estar más cerca de lo que crees y cuando llegue, es mejor estar listos. ¿O no? 

La frase #RompoContigo no es mala (a veces duele, no lo voy a negar), pero siempre hay que ponernos a nosotros mismas por delante. Y si alguien ya no nos provoca lo mismo que antes, pues buena suerte y hasta luego. Ánimo, la magia está en ti.

You May Also Like

0 comentarios